"No me da miedo el adiós, hay vida después del Rock & Roll"

LA GACETA / VERÓNICA ZABALA - 08/05/2010

 

A sus 66 años, el viejo rockero deja los escenarios con Bye, Bye Ríos Rock hasta el final, que llevará a Madrid, Barcelona y Granada, la tierra que le vio nacer.

-¿Se va para no volver?

-No puedo regresar para no hacerlo bien.

-¿Le da miedo el 'adiós'?

-No, porque hay vida después del Rock & Roll.

-¿Era el momento?

-La edad marca algunos hitos de la vida.

-Pero el club de los 60 sigue activo...

-Los cantautores han dado menos saltos y están menos quemados.

-¿Le han llamado carroza?

-He tenido más piropos por parecer más joven que por pertenecer al gremio de los carcamales.

-¿A qué va a dedicar el tiempo libre?

-A escribir.

-¿Y a quién?

-De entrada, a mí, porque soy un tipo en construcción.

-¿Y segundo?

-A dar voz a la gente que no la tiene.

-¿Sus memorias darán que hablar?

-Nunca he sido polémico.

-¿Qué queda del chaval que salió de Granada?

-Soy la misma persona con 50 años más.

-También con más dinero...

-Es lo que te da estatus y seguridad.

-¿En qué invirtió?

-En mi carrera.

-¿Ha ligado más por la chupa o por la pasta?

-Ja, ja..., la verdad, no he ligado mucho.

-¿Seguro?

-Mi éxito ha sido ser buena persona.

-¿Por eso en su promo tira una tele por la ventana y pega un puñetazo a Loquillo?

-Nos reímos de los clichés de las estrellas del rock...

-¿No le habrá cogido el gusto?

-Tirar una televisión es una cosa genial.

-¿Lo recomienda?

-¡No, no! Nosotros hicimos un lanzamiento controlado.

-La gozada será tirar una de tubo ¿no?

-Claro, las de plasma no hacen el mismo efecto.

-¿Cómo describe el alma de un rockero?

-La de una persona inconformista y solidaria.

-Dígame, ¿qué le ha dado el rock?

-Todo lo que soy se lo debo al Rock & Roll.